TORRIJAS DE NATA


Es un postre típico de Semana Santa que se comen especialmente, durante el Viernes Santo.
Antiguamente, en casa de la gente más pudiente se servían en bandeja de plata y eran elaboradas con la mejor leche y el mejor azúcar, se pasaban por abundante huevo y se doraban en aceite. 
En los hogares más modestos, quedaban las torrijas huérfanas de huevo, se bañaban en almíbar y, en lugar de espolvorearlas con canela, se utilizaba azúcar. 
Este dulce tampoco solía faltar en muchas tabernas españolas pues, curiosamente, era el único dulce que los bebedores toleraban para acompañar sus bebidas. 
En las tabernas, la leche se solía sustituir por vino, se bañaban en huevo y se espolvoreaban con un polvillo de azúcar.

Ingredientes:
1 barra de pan de baguette de 2 ó 3 días
Nata
2 huevos
Aceite de oliva
Azúcar
Canela en polvo

.
Preparación:
1. Cortar el pan en lonchas de medio cm de grosor.

2. Empapar las lonchas de pan en la nata, debe quedar blando pero no chorrear.

3. Pasar por el huevo batido.

4. Freír en abundante aceite muy caliente.

5. Dorar, sacarlas y espolvorear con azúcar y canela.